Fundamentos

En la actualidad el sistema educativo nacional, tanto en el área de las ciencias como en el plano de las humanidades, no ha sido capaz de integrar del todo, las herramientas y nuevas prácticas pedagógicas que nos entregan las últimas tecnologías de la comunicación y de la información. Dentro de este contexto, y en el área específica de la formación cívica y ciudadana, se puede constatar que tímidamente las nuevas tecnologías están penetrando dentro de este campo, sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer al respecto, ya que primeramente se debe establecer un proceso de experimentación con respecto a como aplicarlas de la forma más eficiente al área de la formación cívica y ciudadana en nuestro país.

En este sentido, creemos que es posible hacer importantes avances cuando comenzamos a hacer uso de estrategias pedagógicas con grandes potencialidades en materia de alfabetización digital y su relación con la educación ciudadana. Una de estas es la denominada resolución de problemas (Problem Solving), que hasta ahora ha limitado su uso a los contenidos relacionados con las ciencias.

Es reconocido por todos que en nuestra vida diaria nos encontramos continuamente trabajando en grupos en diferentes contextos (el aula, la familia, etc...), en la cual la resolución de problemas resulta aparecer en cada toma de decisiones que realizamos (Miller, 1999). Por otro lado los distintos currículum e instituciones de numerosos países, señalan el uso de la estrategia de resolución de problemas como una metodología didáctica que permite no solo trabajar el logro de aprendizajes del área, sino que también de habilidades y competencias de interés para el desarrollo de las personas (Villareal, 2005). Por esto debemos reconocer que existe un potencial que como educadores debemos explotar y acercar al ámbito de las humanidades, en respuesta a la necesidad de trabajar y aprender de forma conjunta, colaborativa y reflexiva.

Siguiente